¿Cómo Trabajamos?

img_8788

Quizá una de las cosas que mejor nos define es que no creamos, ¡generamos! Nos encanta conocer a la pareja, volvernos sus amigos, hacerlos sentir cómodos delante de nuestros lentes. Que puedan ser ellos mismos a la hora de retratarlos. Todo esto se construye conociéndonos y conocer nuestro trabajo.

Aceptamos un solo casamiento por noche. Buscamos darle la importancia que se debe y nunca perder la calidad y los tiempos de entrega. Mateo siempre está presente junto con un segundo fotógrafo ( Mauricio, Martin, Diego o Alejandra). En el caso de contratación de video se incluirán dos videógrafos ( Horacio, Rodrigo o Juan Martin).

la pre boda

Nos gusta generar un vínculo especial con la pareja desde el inicio, por eso ofrecemos de manera gratuita la pre boda. Se trata de una muy buena instancia para conocernos mejor. Consiste en reunirnos con la pareja antes a la boda, vestimenta cómoda, mates de por medio, quizás unas cervezas si es verano, y sacar algunas fotos. Algo descontracturado. El objetivo es generar ese vínculo que nos permitiría entrar en confianza y lograr las mejores fotos el día de la boda. Aprovechamos para ver puntos del casamiento y detalles de ultimo momento. La sesión dura alrededor de una hora. Si la pareja no tiene tiempo, siempre está la instancia del civil. Ese día, siempre vamos al registro, o donde se celebre la ceremonia, y nos quedamos un par de horas. En caso de que sea con celebración, ¡podemos considerar quedarnos un poco más!

el día de la boda

El día de la boda, siempre acompañamos la preparación de la novia y del novio para captar esos momentos. Recomendamos que la novia esté pronta 40 minutos antes de la ceremonia para poder fotografiarla con tiempo. Nos gusta generar una situación cómoda para poder captarla como en verdad es, sin poses estructuradas en un ambiente divertido. La llegada de la novia a la ceremonia es un momento súper importante. Buscamos pasar desapercibidos y así dar prioridad al momento íntimo de la pareja, ese primer cruce de miradas. Cuanto más natural sea este momento, mejores fotos lograremos.

Una vez terminada la ceremonia nos dirigimos al salón. En este momento recomendamos realizar las fotos de los recién casados lo antes posible para luego pasar a las fotos familiares. Personalmente preferimos que sean con familiares cercanos y los más amigos, así es breve y pueden disfrutar de la gran noche, nadie quiere perder una hora en esto. ¡Por eso contamos con un altoparlante para llamar al tío que se fue a servir un trago!

Luego comienza la fiesta y todo es mas fácil y divertido. Siempre queda al menos un fotógrafo hasta el final para captar esa foto con los invitados más divertidos que festejaron la noche entera. En la fiesta mantenemos el estilo de documentación, es decir, no pedimos fotos, las generamos. Estamos cerca de la pareja todo el tiempo, ¡somos parte de la celebración!

el producto final

En siete días hábiles contamos con todas las fotos editadas del casamiento. Entregamos entre 800 y 1200 fotos aproximadamente. Todas editadas en alta calidad y sin ningún marca de agua. Las entregamos en pendrive. Si también se contrato video, será entregado en un período de 40 días hábiles, también en pendrive. Es ideal que la pareja nos recomiende música de su agrado para incorporarla en la edición. El video tendrá una duración de aproximada entre 12 y 15 minutos. El álbum de fotos es del estilo fotolibro, imágenes ya impresas en la lámina. Una vez entregadas las fotos, es la pareja quien elige las 120 fotos que se imprimirán en el álbum. Una vez seleccionadas las fotos definitivas, se manda por PDF la versión final para que la pareja de el último ok. La impresión demora una semana y media. Por último, seguramente se suban algunas fotos a la web y redes sociales como muestra del trabajo realizado.